Las 5 cosas que nunca deberías hacer delante de un juez

Todo lo que no se debe hacer delante de un juez

Cuando asistimos como defendidos ante un juez, debemos guardar una serie de conductas como muestra de respeto hacia la majestad del cargo y demostrar que el juicio es algo verdaderamente serio para nosotros.

Es muy probable que el juzgado, pueda parecer un lugar intimidante. Probablemente, el hecho de estar bajo la mirada de un tribunal, pueda alterar nuestra conducta.

El nerviosismo y ansiedad, pueden traicionarnos y alterar nuestro comportamiento ante el juez y el resto del tribunal, esto puede ser perjudicial e incluso traernos nuevos problemas.


Las 5 cosas que no debes hacer en un juicio

Estas son 5 de las conductas que no debes tomar ante un juez.

1. Impuntualidad

La puntualidad es un símbolo de respeto, la impuntualidad es todo lo contrario. El juez puede tomarse muy mal que lleguemos tarde a nuestro propio juicio. 

Ese día, debemos hacer el máximo esfuerzo posible para estar a tiempo e incluso con la anticipación debida para repasar estrategias e información con tu abogado.

No debemos asumir que el juicio se va a retrasar, ya que el retraso del juicio a causa del procesado está muy mal visto en los tribunales.

2. Ser irrespetuoso

Acciones, gestos o palabras que demuestren falta de respeto hacia el juez, los letrados y demás miembros del tribunal, pueden ser totalmente contraproducentes.

El lenguaje soez, insultos, tuteos, gestos ofensivos o no dirigirse al juez como “Su señoría”, pueden ser tomados como actos altamente irrespetuosos ante la figura del juez y/o el resto del tribunal. 

Intentar aproximarse al juez sin su consentimiento, no acatar la zona de permanencia, deteriorar los muebles de la sala o no guardar el decoro y la compostura ante la corte, puede acarrearnos algunos problemas a posteriori.

3. Agresiones y conductas violentas

A pesar que exista una declaración de un testigo que consideremos falseada, incriminatoria o exagerada, no debemos bajo ningún concepto, emitir nuestra opinión en voz alta, insultar o contradecir al testigo y mucho menos, tratar de agredir. Esto será considerado como una falta grave, que incluso puede ser tomada como un delito de agresión y agravar nuestra situación un poco más.

Agredir física o verbalmente a los agentes de la guardia civil, fiscales, letrados u otros miembros del tribunal, puede ser considerado delito de agresión y añadir una condena extra.

Ni que decir tiene que no se debe tratar de agredir al juez, esto constituye atentado a la autoridad y puede tener una condena de 1 a 4 años con multas hasta 6 meses.

4. Interrupciones

Un juicio es un acto solemne, con una estructura y un protocolo bien definidos. El abogado nos instruirá sobre el comportamiento que debemos mantener, las normas internas y el protocolo a seguir durante el proceso.

Sin embargo, se considera una falta grave la interrupción del proceso por parte del procesado. 

Hablar e intervenir cuando no tenemos el turno de palabra, interrumpir las declaraciones de otros participantes del juicio, usar el teléfono móvil y en general, realizar actos que deliberadamente interrumpan el flujo del juicio, constituye una falta al tribunal. 

5. Desoír las advertencias del juez

Los jueces suelen tener poca paciencia con las omisiones de atención a sus advertencias. 

Cuando durante el desarrollo de un juicio, el juez nos hace una advertencia, debemos oírla con atención y seguirla al pie de la letra, aun no estando de acuerdo. 

Esto puede constituir un delito de desacato, no solamente puede incidir en el desarrollo del juicio actual sino añadir prisión de tres meses a un año o multa de seis a dieciocho meses.

Debemos atender las recomendaciones e instrucciones que nos haga nuestro abogado antes, durante y después del desarrollo de un juicio, así podremos mantener la conducta adecuada ante un juez y un juicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *